lunes, 31 de octubre de 2011

Beneficios del café

Las personas normalmente tendemos a quedarnos con las formas pero no con el contenido de los mensajes. Por ejemplo, solemos prestar más atención al hecho de que unas cabras atraviesen la Puerta del Sol que a las razones que mueven a los pastores a cruzar por la famosa plaza madrileña.

Hace algún tiempo se habló de los consumidores de café obsesivos y de todos los perjuicios que la consumición indebida del producto conllevaba. De este hecho, no pocas fueron las personas que dedujeron que consumir café reportaba perjuicios para su salud. En realidad, el café reporta más beneficios. Claro está, consumir vino o cerveza de manera moderada es un hábito saludable. Si bebes hasta perder la vista, el vino o la cerveza no es recomendable en absoluto. Es más, deberías visitar a un especialista. De la misma manera, beber café con moderación es completamente saludable y recomendable.

Fotografía de Flickr bajo Lca. Creative Commons por Teresawer


Los beneficios más sonados y conocidos por todos son los propios de la cafeína. El café te mantiene atento y alerta. Te reporta energía y mejora la concentración e incluso es conocido que el café reduce los dolores de cabeza. Sin embargo, la semilla de café contiene otras tantas cualidades aún desconocidas y que están clínicamente demostradas. Uno de los beneficios más importantes es la prevención de enfermedades como el párkinson o ciertos tipos de cáncer. 

Además, en épocas actuales de depresión económica donde las personas suelen estar tristes o poco optimistas, el café previene las depresiones personales puesto que es un estimulante natural. Aún más lejos, el café previene la aparición de caries y el desarrollo de diabetes. Uno de los beneficios menos conocidos es que el café mejora el asma y las alergias. Tampoco produce úlceras y por supuesto no afecta al embarazo. Las madres, como es natural, sienten una protección natural por su bebé y mantener la salud del feto es lo más importante. Deben saber que el café no es perjudicial para el embarazo, por lo que pueden disfrutar de una taza de café como lo hacían antes de quedar embarazadas.

Por tanto, el consumo moderado y responsable de café es recomendable y beneficioso para nuestro organismo. Además, en nuestras cafeterías el café es doblemente beneficioso, ya que tu paladar también te lo va a agradecer.

Hasta la próxima Piccadictos.

PD: Hoy se marcha Inma de nuestra cafetería en Sto. Domingo por lo que desde aquí queremos decir Hasta Luego y desearle suerte en su nueva aventura. Esperamos que le deis una calurosa despedida y que sea un día inolvidable. Gracias por el tiempo dedicado a Piccadilly.

Edición. Inma ha decidido trabajar un día más y por lo tanto se va mañana. ¡Aún queda Inma para un rato!

viernes, 28 de octubre de 2011

Halloween en Piccadilly

Buenos días,

Esta semana ha sido terrorífica, terrorífica en el sentido halloweendiense de la palabra. Entre todos hemos decorado toda la cafetería con motivos pesadillescos. Hay brujas, arañas, telas, murciélagos y sobre todo, ¡una calabaza de verdad! A este ritmo en Navidad tendremos que secuestrar a Papá Noel. 









A pesar de que es Halloween y son días de fiesta, tenemos una noticia triste que anunciar. Inma dejará de trabajar en Piccadilly el Lunes. Va a ir a Madrid a estudiar fotografía, su gran pasión por lo que ya no podrá seguir con nosotros. Así que desde el equipo Piccadilly queremos animarla y darle todo nuestro cariño y ánimo en su nueva aventura. ¡Mucha suerte Inma!

El Lunes habrá más sorpresas en Piccadilly, ¡no os las perdáis!

Hasta la próxima Piccadictos



miércoles, 26 de octubre de 2011

El día que el mundo olvidó a Piccasso

En el día de ayer, hacía tan sólo 130 años -tan sólo teniendo en cuenta el tiempo que la humanidad lleva sobre la tierra- que nacía en Málaga uno de nuestros españoles más internacionales: Pablo Picasso. El artista malagueño cambió el modo de expresar el lenguaje en el arte y nos legó una colección que auspiciará nuestros aires de cambio e ideosincracia por muchos años.

Imagen desde Flickr por Dalbera bajo licencia Creative Commons

Hay varias razones por las que hemos decidido hablar hoy de Picasso. La primera porque ha sido uno de los artistas más influyentes del s.xx. Esta razón debería bastar por sí misma. La segunda, porque apenas se ha recordado la figura del artista en el día de ayer. Quizá porque las elecciones están a la vuelta de la esquina o quizá porque pensar en la crisis nos roba todo el tiempo que tenemos para nosotros mismos. Sea cual sea la razón, nunca debemos perder la perspectiva del arte y el reconocimiento a nuestros artistas. Pudiera ser que en ellos encontráramos la salida a nuestros problemas.

Como todos los artistas, Picasso también vivió sus propias crisis. Es más, cada periodo de éxito que vivió, vino precedido de un periodo de crisis: periodo azul, periodo rosa, de influencia africana, cubismo, surrealismo, etc. Así que imaginad todas las crisis personales y ajenas por las que tuvo que pasar. Por lo tanto, la próxima vez que penséis que esta crisis no tiene solución o que la situación es insostenible, intentad recordar que también existen las oportunidades y que desde una perspectiva optimista, las ideas fluyen más rápidas y el mundo, y especiamente tu propio entorno, pueden cambiar a mejor.

¡Ánimo! Hasta la próxima Piccassodictos.

PD: Esta tarde a partir de las 18:00 estaremos adornando la cafetería de Sto. Domingo con decoración de Halloween. Os queremos invitar a todos a que participéis con nosotros y aportéis vuestro granito de arena. Será un momento desenfadado para relajarse y disfrutar en familia. Nosotros aportamos los materiales pero si crees que Piccadilly necesitaría algo especial por favor no dudes en aportar ideas, serán bien recibidas. Más información aquí.

lunes, 24 de octubre de 2011

El café Piccadilly, una puerta a la cultura

El consumo de café comenzó en Etiopía por casualidad cuando se dieron cuenta de que, tras consumir  una infusión hecha con un fruto local, los soldados eran más valientes y rendían más en la batalla. El consumo empezó a extenderse poco a poco y cada vez más gente bebía café. Pasó bastante tiempo hasta que en 1652, abrió en Londres la primera cafetería del mundo. Evidentemente no era una cafetería como las hoy en día, no había muffins de arándanos, ni cookies, ni cappriccinos, una lástima :).

Fotografía de Mark Warner bajo licencia Creative Commons

La apertura de esta cafetería supuso que escritores y filósofos de la época se reunieran en torno a una taza de café para intercambiar ideas y nuevos planteamientos filosóficos. Decenas de cafeterías empezaron a abrirse y con ellas, las nuevas ideas fluían por toda Inglaterra. Tal fue la revolución que supuso esta bebida, que tan sólo 20 años después, el rey Carlos II intentaba prohibir las cafeterías por miedo a que las ideas que allí se difundían atentaran contra su posición de privilegio. En tan sólo 20 años y gracias al café, se establecieron las bases de la revolución industrial y cultural que Europa viviría en los siglos venideros. No pasaron muchos años hasta que aparecieran más cafeterías en Francia, Alemania y cómo no, Venecia, siempre auspiciadas por los intelectuales y librepensadores de la época. Al cabo de siglo XVII, Europa entera estaba tejida por una red de cafeterías que despertaban los sueños de los inconformistas.

En España, son conocidos los famosos cafés de tertulia. Cafeterías que servían para que los intelectuales de la época expresaran sus ideas y sus deseos de cambio. José Ortega y Gasset, Jacinto Benavente, Menéndez Pelayo, Antonio Machado, Valle-Inclán, Manuel Azaña o Calvo Sotelo eran personajes ilustres que frecuentaban las cafeterías madrileñas.

No cabe duda que el café ha supuesto un antes y un después en las concepciones literarias, artísticas y sociales de los últimos siglos. Desde Piccadilly, queremos recuperar ese espíritu. ¿No sería genial que fueras tu quien escribiera el próximo Best-Seller? ¿O que consigas crear una canción que inspire a miles de personas? Nosotros pensamos que sí. Por eso te queremos animar a que la próxima vez que vengas a nuestras cafeterías te quedes un rato más y le des una vuelta a ese poema que llevas tanto tiempo en la cabeza, a que termines esa musiquita que silbabas el otro día o acabes de escribir el cuento que les contabas a tus hijos antes de dormir.

Posteriormente, y si quieres, te podremos ayudar a divulgar los poemas,  canciones e ideas a través de las redes sociales de Piccadilly. Pensamos que el café y la cultura están inevitablemente ligados y que, todo el esfuerzo que realizamos por servir un café de calidad, debe servir para que nuestra sociedad cambie a mejor.

Hasta la próxima Piccadictos.

viernes, 21 de octubre de 2011

Buenas intenciones

Buenos días Piccadictos, 

Esta es la primera entrada de nuestro Blog, que fácilmente reconoceréis porque se llama El Blog de Piccadilly, sencillo y fácil de recordar. Poco a poco iremos subiendo noticias relacionadas con la empresa, el café y sobre todo relacionadas con lo más importante de nuestras cafeterías: vosotros.

Sin vosotros no podríamos haber cumplido un año y no miraríamos al futuro con esperanza. Esperamos que os guste, lo compartáis y que aportéis ideas para mejorar día a día.

Y para empezar, nada mejor que describir cuándo un café es un café Piccadilly y cómo podéis reconocerlo allá donde vayáis.

Fotografía de Triángulo del Café bajo Creative Commons

El buen café tiene que tener al menos cuatro características:

Acidez. La acidez no tiene por qué significar amargo. Si el café está muy amargo es que no es un buen café y que no está bien elaborado. Puede ser por la marca de café o por la máquina con la que se realiza. Lo ideal es que tenga un punto de acidez para que despierte tus papilas gustativas.

Aroma. Cuando alguien habla del café siempre menciona el aroma, pero ¿a qué se refiere realmente?¿Al olor? En el aroma encontramos las sensaciones de acidez, de tostado, de amor en su elaboración, acaramelado...Son muchas las sensaciones que percibimos en el aroma.

Cuerpo. Da un sorbo al café, comprueba el peso y la densidad en la lengua. Esta es la característica principal del cuerpo. Sus particularidades vienen del tratamiento del grano, cuando está siendo tostado el café produce un aceite y este aceite da ese toque tan especial que es inconfundible para cada café.


Sabor. Por encima de todo lo anterior, el café tiene que ser bueno. Debes de probarlo y desde el primer instante disfrutar con él. 

Así que ya sabéis, la próxima vez que vengáis a Piccadilly no olvidéis comprobar la acidez de nuestro café, su aroma, cuerpo y sabor ya que de todos estos componentes hacen que una taza de café en Piccadilly sea inconfundible.

Hasta la próxima Piccadictos.